Cómo tratar a infantes con autismo

El autismo es un trastorno del desarrollo que afecta las habilidades de las personas, fundamentalmente en lo que respecta al desarrollo del lenguaje y las habilidades sociales. Los comportamientos no verbales, tales como contacto visual, expresiones faciales y gestos, se ven notablemente afectados, así como también, las formas de relacionamientos con otros niños e incluso con adultos. El autismo afecta fundamentalmente a los varones, y es un trastorno que no tiene cura. A continuación te presentaremos, cómo tratar a un niño autista.

¿Cuáles son los pasos?

Consulta con un médico especialista. Es muy importante que tu hijo tenga un correcto diagnostico realizado por un profesional de la salud. Cuanto antes se detecte el autismo, mejor serán posibilidades de progreso que tendrá. Si bien no tiene cura, la intervención temprana permite una mayor mejora en el niño.

Crea nuevas formas de comunicación. Trata de hablarle a tu hijo con frases cortas y concretas. Observa y trata de conocer su forma de expresarse, los niños autistas tienen formas particulares de mostrar sus sentimientos y estados de ánimos, es importante que puedas descifrarlo para poder actuar en consecuencia. De esta forma, trata en lo posible de establecer un lenguaje en común que los una, como puede ser los gestos, el arte o la música.

Demuéstrale tu cariño. Es fundamental demostrarle contención, apoyo y cariño. Muéstrale que le importas y que quieres compartir con él sus experiencias. Los niños autistas, al tener formas diferentes de expresarse, muchas veces no demuestran claramente lo que quieren, pero no debes olvidarte que eso no implica que no sienta la necesidad de amor.

Juega con él. Compartir sus juegos es verdaderamente importante. A través del juego se pueden lograr avances increíbles, puedes jugar a repetir palabras, cantar canciones, entre otros. Pero fundamentalmente, jugar con imágenes, los niños autistas aprenden un 90% por la vía visual, por lo tanto, trata de incorporar imágenes a sus juegos para fomentar nuevos aprendizajes.

Maneja cuidadosamente los cambios de rutina. Los niños con autismo tienen un rutina muy estricta y su modificación, suele generar un desequilibro. Es por ello, que si sabes que va a haber una modificación en la rutina, como por ejemplo, una salida de vacaciones, es importante que trates de comunicárselo con anterioridad, ya sea con dibujos o hablando. También es importante, que lleves algunos objetos o juguetes de tu hijo, para que él se sienta seguro y familiarizado.

Fomenta el contacto social. Estimula el contacto visual, lentamente toma su cabeza mientras le hablas y trata de que te mire, siempre y cuando esto no genere ansiedad en él. Debes hacerlo con cariño y demostrarle confianza. También puedes tratar de enseñarle a saludar con la mano, cada vez que tú haces el gesto de saludarlo. De a poco, puedes ir enseñándole pequeñas cosas, pero siempre respetando su tiempo.

Mantén la calma. Es fundamental no transmitirle al niño angustia, enojo, ni cualquier otro sentimiento negativo. Él no es realmente consciente de lo que le sucede ni culpable por ello, es por este motivo, que siempre debes tratar de mantener la calma y tratar de comprenderlo y apoyarlo.

Fuente íntegra y directa: Un Cómo Salud

Comparte en tus redes
Comparte en tus redes