Opinión: El tema de la frontera

El tema de las fronteras es un asunto de sumo interés para todos los Estados ya que  mediante estas, se ejerce la soberanía nacional terrestre, marítima y aérea, que el Estado está en la obligación de proteger y vigilar para evitar entradas en masa de inmigrantes irregulares, de drogas, tráfico de personas, de armas, contrabando y cualquier tipo de delincuencia criminal.

Las fronteras definen los limites aéreos, territoriales y marítimos de una nación y es el Estado nación el encargado de hacer realidad el control de esas fronteras, el Estado-nación es una forma de organización política que se caracteriza por tener un territorio claramente delimitado, una población relativamente constante, y un gobierno, este  Estado – nación nace, históricamente, mediante el tratado de Westfalia, al final de la guerra de los Treinta Años (1618-1648), en la que participaron las principales potencias Europeas de la época.

Mediante este tratado se acaba con el antiguo orden feudal y se da paso a organizaciones territoriales definidas en torno a un gobierno que reconoce sus límites espaciales y de poder.

Uno de los componentes principales del Estado es el territorio, por lo que, el área de la superficie terrestre en que un grupo humano se organiza, social, económica, política y culturalmente, constituye la frontera territorial, existen también fronteras económicas, que toman en cuenta el tránsito y el comercio, vivas , muertas, que son en las que no existen poblaciones que intercambien, natural es aquella que separa un territorio mediante un accidente geográfico como ríos, valles, montañas y las fronteras artificiales que son calculadas mediante coordenadas geográficas. Para marcarlas se pueden construir murallas, boyas, monumentos, etc.

A partir de estas ideas vamos ahora a la República Dominicana, país que ocupa junto a Haití la isla la Española, la RD ocupa la parte oriental con  una superficie de 48,442 km2, lo que constituye las dos terceras partes del territorio y Haití que ocupa la parte occidental tiene un área de 27,750 km2 lo que representa la tercera parte restante, la República Dominicana también tiene fronteras marítimas con Venezuela y Colombia, la frontera marítima por el mar Caribe con Colombia está definida por el tratado Llevan o_ Jiménez firmado el  13 de Enero de 1978 por los cancilleres de ambos países y la frontera marítima con Venezuela se estableció el 3 de Marzo de 1979, mediante el tratado sobre delimitación de áreas marinas y submarinas entre República Dominicana y la República de Venezuela firmado por los cancilleres de ambas naciones.

La frontera terrestre con Haití es la más compleja que enfrentamos los Dominicanos, ya que los problemas que se han presentado tienen un carácter histórico y se remontan  al 3 de junio de 1777 cuando se firmó el tratado de Aranjuez donde España  reconoció la ocupación paulatina de la parte occidental de la isla por parte de los franceses, con lo que se consagró definitivamente la demarcación de los límites territoriales de la isla, en dos zonas una Francesa la parte occidental y una Española en la parte oriental.

El 21 de enero de 1929, la República Dominicana y Haití, suscribieron un Tratado de Fronteras en virtud del cual fijaron los límites fronterizos entre las dos países, en nombre de la República Dominicana firmó el Presidente Horacio Vásquez y en nombre de Haití, el presidente Louis Bornó, en 1936 se firmó el protocolo de revisión del tratado que delimito definitivamente los límites fronterizos de ambas naciones.

Hoy en día la situación de nuestra frontera terrestre de casi 400 km, se presenta como un tema complejo con muchas dificultades, es por esto que son muy importantes las medidas tomadas por las autoridades dominicanas con el fin de contribuir a una migración segura, ordenada y regular, a controlar el paso de drogas y armas y evitar la delincuencia y la violencia.

El pasado mes de marzo se anunció un plan de seguridad en la frontera con Haití que coordinará  todas las instituciones que trabajan en la frontera, Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Seguridad Fronteriza y la Dirección de Migración, en el incremento de la vigilancia de los límites fronterizos por aire, mar y tierra, para esto fueron enviados 900 soldados, 90 vehículos y 3 helicópteros, el plan incluye la operación de 50 drones, 200 motores y el uso de aeronaves de la Fuerza Aérea y embarcaciones de la Armada de la República Dominicana que vigilaran las costas de Manzanillo, Puerto Plata y Pedernales.

Asimismo el Presidente Danilo Medina creó una comisión de alto nivel del gobierno a la que dio un plazo de 15 días para que entregue una lista de programas y acciones a instrumentar para el desarrollo económico de la frontera, que contemple la creación de negocios que generen alta demanda de empleos para evitar una reducción de la presencia dominicana en las provincias fronterizas.

Estas provincias que si incluimos a Montecristi son 5 en total. Dajabón, Pedernales, Independencia (Jimaní) y Elías Piña, representan los más altos niveles de pobreza del país, en una reciente  investigación de la unidad de políticas públicas de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), se reveló las condiciones deprimentes de los pobladores  de las provincias fronterizas del país, reflejando el nivel de vulnerabilidad de una gran cantidad de personas, que está expuesta a contraer diversas enfermedades intestinales y respiratorias.

El mencionado estudio señala que el 53% de los hogares de las provincias fronterizas aún utiliza letrinas y el 17% no tiene ningún tipo de servicios sanitarios, además, muestra que el 23% todavía cocina en leña y el 10% con carbón y que el 64% de los hogares de la frontera no tiene servicio de agua dentro de la casa; el 48 % tiene paredes de madera u otro material de menor calidad y el 14% posee pisos de tierra.

El 17% de las viviendas no tiene acceso al suministro público de energía eléctrica, por lo que sus habitantes tienen que suplir sus necesidades de alumbrado con el uso de lámparas de gas o abastecerse de una planta eléctrica propia, además, muestra que el 23% todavía cocina en leña y el 10% con carbón. Señala que el 64% de los hogares de la frontera no tiene servicio de agua dentro de la casa; el 48 % tiene paredes de madera u otro material de menor calidad y el 14% posee pisos de tierra.

Las precarias condiciones en que viven los pobladores de la zona fronteriza y su vulnerabilidad hacen necesaria la acción del gobierno y de las instituciones interesadas en mejorar la calidad de vida de los habitantes fronterizos, facilitando e incentivando la inversión pública y privada que mejore la economía , es por esto la importancia de las medidas que está impulsando el presidente Medina , para iniciar la transformación de nuestra frontera, iniciando con motivar la permanencia de los dominicanos en la zona pero sobre la base de crear condiciones de vida dignas y fortaleciendo los valores patrios, bases fundamentales para lograr que nuestras provincias fronterizas alcancen nuevos niveles de desarrollo y prosperidad.

Las relaciones de intercambio comercial en los mercados binacionales que operan en la frontera Dominico-Haitiana son de suma importancia para el desarrollo de la región,  en la zona funcionan 14 mercados fronterizos que son los siguientes: Dajabón, Restauración, El Corozo, Tilory, Guayajayuco, Los Cacaos, Bánica, Hato Viejo, Comendador (Elías Piña), Hondo Valle, Cañada Miguel, el Cacique (sabana real), Jimaní (malpasse)  y  Pedernales.

De estos mercados el de Dajabón comenzó a operar en el año de 1971, hace ya 47 años, es el más grande de los 14, por los miles de compradores que acuden a él, estos mercados son un importante motor económico para la zona fronteriza y se estima que mueven al año más de RD$45,000 millones de pesos.

El intercambio comercial en los mercados binacionales y fronterizos con Haití son un factor que de manera significativa permite la reducción del nivel de desempleo en los municipios y provincias fronterizas dominicanas y en las comunas fronterizas haitianas, es por esto que se impone su regularización y control.

Al mismo tiempo que se toman medidas para la seguridad de nuestra frontera que permita evitar los flujos de migración irregular y para la inversión de capitales en la zona que generen empleos  que mejoren la calidad de vida de los habitantes fronterizos, a lo que debemos agregar la acción del gobierno en las áreas sensibles de la frontera y en el apoyo a sus habitantes, de seguro que se contribuirá a que  nuestra frontera adquiera otra dimensión caracterizada por el desarrollo y el progreso.

Por Luis Fernández, viceministro de Naturalización y Migración.

Comparte en tus redes
Comparte en tus redes