Danilo Medina garantiza la seguridad ciudadana

Discurso parte 2

Presidente Medina habla de seguridad ciudadana (Parte II)

Señoras y señores,

Este conjunto de medidas para dignificar los salarios de nuestros cuerpos de seguridad no tiene precedentes en el país.

Y, como les decía, es un paso trascendental y necesario para poner en marcha otro de los grandes pilares de este nuevo periodo de gobierno: garantizar la seguridad ciudadana.

Pero junto a esta medida, estamos poniendo en marcha respuestas integrales, con enfoques novedosos.

Hemos decidido alejarnos de los modelos que buscan aplicar grandes recetas generales a la delincuencia común, para abrazar remedios específicos ajustados a las problemáticas sentidas de cada comunidad.

Las causas estructurales y la dinámica de la violencia y los factores externos, no son los mismos en todos los lugares. Mejorar los índices de violencia y crimen demanda innovación y una conversación permanente con los representantes comunitarios y la sociedad, involucrando el análisis académico, las vivencias de las comunidades y sus organizaciones y las herramientas técnico-políticas del gobierno.

En este orden, es mi deber informarles que iniciaremos proyectos pilotos de policía comunitaria y acciones conjuntas de atención integral en más de una docena de barrios.

Vamos a centrarnos en las áreas con mayores índices de criminalidad en el Distrito Nacional y las provincias de Santo Domingo, Santiago y San Cristóbal.

Una vez establecidos los nuevos esquemas de seguridad, vamos a mejorar los entornos urbanos y las vías que conectan al resto de la ciudad.

Trabajaremos para reducir los riesgos que se desprenden del hacinamiento y la falta de iluminación; mejoraremos la infraestructura de servicios básicos y vivienda; focalizaremos la asistencia social requerida según las necesidades; y generaremos nuevos espacios públicos para el deporte y el esparcimiento.

Además, pondremos en marcha una estrategia de Escuelas Abiertas, que contará con la cooperación del ministerio de deportes y el de cultura, para que nuestros adolescentes permanezcan en los centros escolares y no sean víctimas de la delincuencia.

Esta estrategia permitirá que las escuelas ofrezcan nuevas oportunidades de educación para jóvenes que han abandonado la escolaridad, así como formación complementaria, cultural y deportiva, para asegurar su desarrollo y abrirles nuevos horizontes.

Trabajaremos, además, con el principal núcleo de la sociedad, la familia, mitigando la violencia intrafamiliar, con enfoques dirigidos tanto a las víctimas como a los agresores.

Y, por supuesto, también tendremos mano dura con aquellos que la merecen.

Potenciaremos una política criminal del Estado basada en la persecución estratégica de la delincuencia y el crimen organizado, para que nadie en conflicto con la ley pueda evadir a las autoridades.

En este camino, estamos reforzando las instituciones competentes y aplicando nuevas tecnologías, como la implementación de un Sistema automático de identificación dactilar, común a todas las dependencias de seguridad pública.

En el plano institucional, la Ley Orgánica de la Policía Nacional, inició una reforma integral que mejora las condiciones de los agentes, prioriza la prevención del delito y endurece el enfrentamiento de la delincuencia, al tiempo que prevé mayores sanciones a las faltas policiales.

El pasado año también fue aprobada la Ley de Armas de Fuego y Municiones que endurece drásticamente el uso, porte, tenencia y comercialización de las armas ilegales.

También en el 2016, extendimos los servicios del 9-1-1 a los Municipios de San Cristóbal, Haina y Nigua, ampliando así la atención a miles de familias.

Antes de concluir el mes de julio de este año, estaremos ofreciendo el servicio a 1 millón de dominicanos más, en los municipios de Santiago, Puerto Plata, Imbert, Luperón, Sosúa y Cabarete.

Sumados a los 4.2 millones cubiertos con el servicio actualmente, daremos así cobertura al 50% de la población. Incorporaremos 485 nuevos vehículos, entre ambulancias, patrullas, camiones de bomberos y asistencia vial para las carreteras.

Esta expansión supondrá también la ampliación de la red de video-vigilancia urbana: en la región Sur con 340 nuevas cámaras, en la región norte 852, y para la periferia de Santo Domingo 329, adicionales a las 1,305 existentes.

Adicionalmente, antes de que termine el2017 nos comprometemos a llevar el servicio a Moca y La Vega, y estamos ya en la fase de planificación para que llegue también a Villa Altagracia, San Pedro de Macorís y Baní.

Por otra parte, como les anuncié en agosto pasado, en apenas semanas estarán en servicio las aeronaves no tripuladas, mejor conocidas como drones, que van a apoyar los trabajos de socorro a emergencias y operaciones de seguridad del sistema 9-1-1.

 

Comparte en tus redes
Comparte en tus redes