¡Advertencia! Experiencias para tomar en cuenta

Por Macho Víctor Rey

Acabo de enterarme de la existencia de una banda que integran abogados, médicos y jóvenes. Una versión es que dos jovencitas, que andan en una pasola se atraviesan y buscan un toquecito con un automóvil, caen artísticamente y no permiten que las lleven al médico, sino que se van solas.

Toman todos los datos del conductor, «solo por si acaso» y se van a la AMET. Luego, al conductor le llega una demanda civil que involucra mínimo 12 millones de pesos, porque los daños de la pasola se calculan en 200 mil, y los certificados médicos dicen que una de las dos jovencitas estaba embarazada, que estuvo interna diez días en cuidados intensivos y perdió el embarazo, etc. y te citan en un tribunal de Santo Domingo, habiendo ocurrido el hecho en La Vega.

El otro asunto todavía más descarado es la bola que pide una joven de 21 años que se le insinúa al conductor y de alguna manera lo envuelve y consigue todos sus datos, o posiblemente la mafia lo tiene todo a manos. El asunto es que empieza a enviarle correos pornográficos y a pedirle al sujeto que le envíe algo. Tan pronto el sujeto cae en la trampa de enviarle algo, lo graban y viene una demanda porque la jovencita solo tiene 14 años. Igual, los médicos y abogados hacen los certificados diciendo lo que les da la gana y la demanda también es por muchos millones.

Como los demandados se asustan y no quieren que salga a lo público cuidando su familia e intereses, ninguno de estos casos llegan al tribunal, sino que se negocian extrajudicialmente. El involucrado acuerda el pago de una suma y ahí se lo reparten entre su grupo de mafiosos.

Alerta pues, porque muchos hombres inmaduros caen fácilmente con las jóvenes. Alerta con las muchachas en pasolas, no se les acerquen y si ocurre algo, váyase enseguida a AMET y al médico que las atienda, para que se evite sorpresas. Luego, los supuestos gastos médicos también son millonarios y tiene que pagarlos el demandado.

Estos médicos y abogados deben ser denunciados y llevado el caso hasta las últimas consecuencias, pues deben ser despojados de su execuátur y condenados a la pena máxima para esos casos de extorsión y chantaje.

Comparte en tus redes
Comparte en tus redes